Movimiento II

Movimiento II

Mi colaboración bisemanal en “El Instante Varado” con mi serie “Movimiento”

M. L. F.

EL INSTANTE VARADO

Aullidos.
La manada
de doce
-ojalá-
siempre tú
-obsesión, seguridad-
Cálidos
vuestros pechos
co(n)/(m)pasión
-eso sí,
lo otro,
no-.

Marina López Fernández

Ver la entrada original

Anuncios

Movimiento I

Comienzo una nueva serie en El instante varado titulada “Movimiento”.

Color canela.
Madre,
tus ojos.
Tu sonrisa,
Padre.
Hermanos,
vuestras acciones.
Tus manos,
en mí,
cuando no buscan nada
ni algo.

Marina López Fernández

Color canela.
Madre,
tus ojos.
Tu sonrisa,
Padre.
Hermanos,
vuestras acciones.
Tus manos,
en mí,
cuando no buscan nada
ni algo.

M. L. F.

Eternos

Eternos

I

Sólo quería decirle…,

que su aroma

rasgaba el aire del otoño

y ponía la luz

contra los cristales.

II

Te miro,

aunque no me veas.

Te siento,

aunque no me toques.

III

Déjame quererte libre

libre

Déjame quererte así

Cuando esté la mar baja

y la quietud de las luces anuncie

el vuelo de las aves hacia el verde infinito

de tus ojos…

Ahí,

ahí déjame quererte libre

libre

déjame quererte así.

IV

Contigo…

A

P

K

2

M. L. F.

Podrías ser tú

Cuando necesito algo (qué) de alguien (quién), me sirve la camarera que me brinda las cervezas con un golpe seco y deslizante en la mesa donde apoyo mis brazos.

Justifico el acto de bebérmelas pensando que necesito algo. Hago como que necesito algo.

Desde fuera, si viera a esa chica que soy yo, pensaría que es alguien que necesita algo (pero qué) de alguien (pero de quién).

Y vería a la camarera salir con una cerveza y lanzársela con más alegría que de costumbre porque son setenta céntimos más que el café que se toma esa chica, que soy yo, todos los días.

Entonces, veo que no es la cerveza el algo que necesita ni es de la camarera de quien lo necesita.

Si tuviera que inventarme su historia, aún siendo yo misma, sería la de una persona que está perdida que se siente realmente perdida.

De repente, salgo de mi letargo. Ella, osea yo, levanta la cabeza, muevo los ojos. Y ahora lo comprendo todo, ya sé qué necesita y sé de quién.

Y mi invención se nos come a las dos.

Realmente, está muy perdida.

Realmente, estamos muy perdidas las dos.

M. L. F.