Píldora

Mi décima colaboración en “El poder de las letras”.

Una lengua de hielo

recorriendo

tu espina

dorsal.

Una explosión de calor,

ardiendo,

en tu pecho.

Tu estómago

agarrotado.

Tu cabeza

no es cabeza,

es un nudo de oraciones.

Con esto quiero decir que no se debe confundir un ataque de ansiedad con un ataque de pasión (sea cual sea esta pasión).

M. L. F.