Latidos

Mi colaboración semanal en “El poder de las letras-Página de escritores” de cada domingo.

Me quedé prendida

en la parte de arriba

de mis emociones

colgando por dentro.

Miré la salida

que había aprendido

con la razón

golpeandome el pecho.

Quise apoyarme

en la barra de mis recuerdos

sintiendo mi mundo

caer al infierno.

Porque…,

¿por qué no te alejas

girando tu cuerpo

a medias con tu sonrisa?

-Me preguntaba-.

No quise oír la respuesta

caer

rodando

por la escalera

diciéndome nada.

M. L. F.

El que puede

Mi sexta colaboración en “El poder de las letras”.

Coge a tu pájaro

y mételo en una jaula.

Pasado un tiempo,

átale una de sus patitas

con un hilo fino;

con otro, la otra patita

para que no salte.

Pégale las alas

para que no vuele

y anúdale el pico

para que no cante.

Venda sus ojitos,

para que no vea nada,

ni siquiera a ti.

Después, pregúntate:

¿Por qué ya no salta?

¿Por qué ya no extiende sus alas?

¿Por qué ya no canta?

Pregúntate:

¿Por qué ya no mira

con curiosidad a su alrededor

para compartirlo conmigo?

Pregúntate,

si es que eres una de esas personas

capaces de cuestionarse algo

en este mundo…,

por qué lo has matado en vida.

Y, por qué, después de tanto “trabajo”,

lo has tirado a la basura

porque ya no salta

porque ya no vuela

porque ya no canta.

M. L. F.