Blanco y rojo

Mi nueva colaboración en “Salto al reverso”.

M L. F.

SALTO AL REVERSO

Encajada,

sobre negro fundido en verde

sin esperanza,

hállase la silla de madera

de nuestros abuelos

—máscaras en la tierra—

lijada a conciencia

y con rabia.

Sobre ella,

descansa el cuerpo de mi madre

rendida.

Sus brazos caídos

a ambos lados,

los pliegues de sus nalgas,

a empujones las piernas

y su hermosa cabeza

tensa hacia atrás

—parece como si la sostuviera su pelo

caído en vertical—

aguantan su peso.

El tacto melodioso

del azul en sus pupilas

yacen ya,

rozando,

el infinito.

Dentro,

en sus entrañas,

su hijo muerto,

olor a procesión por dentro.

De su vagina

—marioneta sexual—

aún penden hilos de sangre

ya sólidos,

se anclan al negro suelo

como para que no se vaya.

Y la cruz,

sobre todas las cosas

y ninguna,

retiene,

imperturbable,

la escena.

Ver la entrada original

A veces siempre

Mi colaboración en El poder de las letras-Página de escritores

A veces se me enraízan tanto las costumbres,

¡que las deshago!

Y creo y recreo caminos para no morir en el intento

de morir.

A veces…,

se me encaja tanto el verde,

¡que lo detengo!

Y creo y recreo telarañas para impedir su crecimiento.

A veces, pero sólo a veces,

se me enquistan tanto las verdades

que tengo que salir corriendo

hacia arriba

o hacia abajo

siempre,

camino al infierno.

M. L. F.

Una gota de inmenso amor

Aquí os dejo el link que os llevará a Imagen encontró poemas, del blog “La Poesía No Muerde”, para que podáis ver dos grandes poemas que esta imagen encontró: uno de Jacobo Ocaña y el otro de Bela Sánchez

El mío os lo dejo en esta entrada, después de la imagen.

Gracias, Hèléne Laurent.

IMG_7985

Imagen: Francisco Fernández Jiménez (El Ejido, Almería)

losupeencuantotevi.blogspot.com.es

Una gota de inmenso amor

Recorrí mil mares a tu encuentro.

Oí rumores de voces compañeras

hiriendo a borbotones.

Decían…,

que tu corazón

era de piedra.

Ninguna de ellas supo

escucharte

en tu soledad.

Desgastaban tu esencia,

mineral.

Quieta,

mirabas al frente

y así permaneciste, bella,

esperando ser

rescatada.

Te cerraste

a cascadas

ofensivas.

Ahora,

era mi turno.

Pasé a tu lado

por casualidad.

Ninguno de los dos

esperaba

ya nada.

De repente,

nació en ti un leve movimiento.

No sé cómo nos reconocimos.

Llevo conmigo ese recuerdo

en cada viaje.

Me llegan rumores de tu cambio.

No permitas

la erosión

de nuestro encuentro.

No permitas

la erosión

de nuestro amor.

M. L. F.

Grietas en la carretera

Grietas en la carretera

Mi colaboración en “El poder de las letras”-“Página de escritores”.

Sólo

era una sombra.

Sólo,

su reflejo.

Su cabeza

era un arbusto

y su cuerpo…

Un haz de luz

reflejaba

Su contorno…

La mano

escondida

Tras la otra…

Señal de

Bienvenida

Mentira

Con tijeras

corta

Planos

líneas rectas

de adoquín

y asfalto

Ssshhh…

Quédate ahí

que tengo miedo.

Que yo…

Me quedo aquí.

Temo

que al no mirarnos,

desaparezcas…

Temo

que al no mirarnos…

¡Detrás de ti!

M. L. F.

A-Troz-os

A-Troz-os

Mi séptima colaboración en “El poder de las letras”.

La boca

haciéndose

pequeña.

Los ojos

alargándose

hasta las sienes,

son ahora como líneas

que dejan pasar

un átomo de luz,

quizá.

Cuesta respirar.

Las fosas nasales

apenas dos puntos.

Las orejas cortadas

el oído

muerto.

El cerebro en off.

No hay información.

Me pregunto:

¿será lo mejor?

Porque a veces…,

puedo jurarlo

a veces…,

me duele el corazón.

M. L. F.

El que puede

Mi sexta colaboración en “El poder de las letras”.

Coge a tu pájaro

y mételo en una jaula.

Pasado un tiempo,

átale una de sus patitas

con un hilo fino;

con otro, la otra patita

para que no salte.

Pégale las alas

para que no vuele

y anúdale el pico

para que no cante.

Venda sus ojitos,

para que no vea nada,

ni siquiera a ti.

Después, pregúntate:

¿Por qué ya no salta?

¿Por qué ya no extiende sus alas?

¿Por qué ya no canta?

Pregúntate:

¿Por qué ya no mira

con curiosidad a su alrededor

para compartirlo conmigo?

Pregúntate,

si es que eres una de esas personas

capaces de cuestionarse algo

en este mundo…,

por qué lo has matado en vida.

Y, por qué, después de tanto “trabajo”,

lo has tirado a la basura

porque ya no salta

porque ya no vuela

porque ya no canta.

M. L. F.