Latidos

Mi colaboración semanal en “El poder de las letras-Página de escritores” de cada domingo.

Me quedé prendida

en la parte de arriba

de mis emociones

colgando por dentro.

Miré la salida

que había aprendido

con la razón

golpeandome el pecho.

Quise apoyarme

en la barra de mis recuerdos

sintiendo mi mundo

caer al infierno.

Porque…,

¿por qué no te alejas

girando tu cuerpo

a medias con tu sonrisa?

-Me preguntaba-.

No quise oír la respuesta

caer

rodando

por la escalera

diciéndome nada.

M. L. F.

Anuncios

Blanco y rojo

Mi nueva colaboración en “Salto al reverso”.

M L. F.

SALTO AL REVERSO

Encajada,

sobre negro fundido en verde

sin esperanza,

hállase la silla de madera

de nuestros abuelos

—máscaras en la tierra—

lijada a conciencia

y con rabia.

Sobre ella,

descansa el cuerpo de mi madre

rendida.

Sus brazos caídos

a ambos lados,

los pliegues de sus nalgas,

a empujones las piernas

y su hermosa cabeza

tensa hacia atrás

—parece como si la sostuviera su pelo

caído en vertical—

aguantan su peso.

El tacto melodioso

del azul en sus pupilas

yacen ya,

rozando,

el infinito.

Dentro,

en sus entrañas,

su hijo muerto,

olor a procesión por dentro.

De su vagina

—marioneta sexual—

aún penden hilos de sangre

ya sólidos,

se anclan al negro suelo

como para que no se vaya.

Y la cruz,

sobre todas las cosas

y ninguna,

retiene,

imperturbable,

la escena.

Ver la entrada original

A veces siempre

Mi colaboración en El poder de las letras-Página de escritores

A veces se me enraízan tanto las costumbres,

¡que las deshago!

Y creo y recreo caminos para no morir en el intento

de morir.

A veces…,

se me encaja tanto el verde,

¡que lo detengo!

Y creo y recreo telarañas para impedir su crecimiento.

A veces, pero sólo a veces,

se me enquistan tanto las verdades

que tengo que salir corriendo

hacia arriba

o hacia abajo

siempre,

camino al infierno.

M. L. F.

Mordiscos: He aprendido a sostenerte con mis ojos

Mordiscos: He aprendido a sostenerte con mis ojos

Que mis versos sirvan de inspiración a un grande de las letras como lo es Gocho Versolari, no tiene precio. Aquí os dejo sus divinas palabras.
Gracias, compañero

Gocho Versolari, Obra Poética

…Temo
que al no mirarnos,
desaparezcas…
Marina López Fernández – Grietas en la carretera

En todos estos años
he aprendido a sostenerte con mis ojos. Siento
que cuando dejo de observarte
vuelves a caer en todos tus abismos
y un cúmulo de hormigas me silba el esternón
hasta que mi vista te atrapa nuevamente
y siento que te rescato de las inmensidades,
que tus miradas de vértigo y terror
se llenan de paz en esta tarde
en que el sol pacífico golpea las celosías
y un lento oso de sal
sostiene el día.

GOCHO VERSOLARI

Ver la entrada original

Grietas en la carretera

Grietas en la carretera

Mi colaboración en “El poder de las letras”-“Página de escritores”.

Sólo

era una sombra.

Sólo,

su reflejo.

Su cabeza

era un arbusto

y su cuerpo…

Un haz de luz

reflejaba

Su contorno…

La mano

escondida

Tras la otra…

Señal de

Bienvenida

Mentira

Con tijeras

corta

Planos

líneas rectas

de adoquín

y asfalto

Ssshhh…

Quédate ahí

que tengo miedo.

Que yo…

Me quedo aquí.

Temo

que al no mirarnos,

desaparezcas…

Temo

que al no mirarnos…

¡Detrás de ti!

M. L. F.