Latidos

Mi colaboración semanal en “El poder de las letras-Página de escritores” de cada domingo.

Me quedé prendida

en la parte de arriba

de mis emociones

colgando por dentro.

Miré la salida

que había aprendido

con la razón

golpeandome el pecho.

Quise apoyarme

en la barra de mis recuerdos

sintiendo mi mundo

caer al infierno.

Porque…,

¿por qué no te alejas

girando tu cuerpo

a medias con tu sonrisa?

-Me preguntaba-.

No quise oír la respuesta

caer

rodando

por la escalera

diciéndome nada.

M. L. F.

Anuncios

Movimiento III

Os odié,
es verdad,
a todos
y cada uno de vosotros.
Las riendas de la cordura
se tornaron látigos.
—Autodestrucción—
Agarré el cuello de la bondad
como para asfixiarla
y lloré en brazos del odio mismo
lágrimas de cocodrilo.
Sola.

Marina López Fernández

M. L. F.