Tempura de mentiras

Ella no tiene habilidad ninguna para recogerse el pelo- pensé mientras fumaba un cigarrillo en la rampa de acceso a la biblioteca.

Luego, hiriéndola: no importa lo alta que lleves la cabeza. Te observo. Te cojo en un renuncio inclinándola hacia abajo, y ese lento regresar a su posición altiva delata tu inseguridad.

Apago el cigarro. Ahora toca lo que toca. El lastre de la frustración se apodera de mí a medida que avanzo hacia esos casi diez años de estudio, sin habilidad ninguna.

¿Quién inclina ahora la cabeza en señal de sumisión? -río para mis adentros…, y pienso en la chica de antes.

¿Sabrá atarse los cordones?

M. L. F.

Enviado a microrrelatos de la Ser tiempo ha.

*Fotografía del blog de moda “Donkeycool” de la blogger Patricia García. Título: Bomber bird

Anuncios

ESTÁ PROHIBIDO

DestacadoESTÁ PROHIBIDO

-Me da igual. Lo voy a hacer.

-Te van a llamar la atención…

-¿Eso es todo? Mira cómo tiemblo.

-¡Joder!, pues yo me voy. Paso de que me digan nada y acaben echándonos por un capricho tuyo.

-¡Buah!, eres como ellos al fin y al cabo…, un cobarde. Lo llevamos haciendo toda la vida y, ahora, porque estén cuatro pelagatos en el poder que digan que no se puede hacer… ¡Joder!, ¿es que también me van a quitar mis vicios?

-Ya, pero es que si tu vicio no perjudicara a los demás…

-Mira, estoy harta. Vete o quédate, pero yo paso de cortarme.

-Me voy a la barra. Quiero ver lo colorada que te pones cuando te digan algo.

-Piérdete, gilipollas.

Empecé a saborear lentamente el placer que me daba poder disfrutar de mi vicio en un bar con un cafecito humeante. Pero, al poco de entrar en materia, se me acercó el camarero y, en voz baja, casi con-lo admito- más vergüenza que yo, dijo:

-Disculpe, está prohibido escribir aquí.

M. L. F.