Píldora

Mi décima colaboración en “El poder de las letras”.

Una lengua de hielo

recorriendo

tu espina

dorsal.

Una explosión de calor,

ardiendo,

en tu pecho.

Tu estómago

agarrotado.

Tu cabeza

no es cabeza,

es un nudo de oraciones.

Con esto quiero decir que no se debe confundir un ataque de ansiedad con un ataque de pasión (sea cual sea esta pasión).

M. L. F.

Una mirada

Una mirada

Cuando eres pobre, sí, pobre pobre, MENDIGO, es cuando ves por primera vez la pobreza del ser humano, la que te rodea, la que va vestida con abrigos siempre corriendo de un lado a otro como pollos sin cabeza; la que se ríe nerviosamente y llora a escondidas; la del coche y casa y miles de cosas innecesarias.

Pero…, ay…, lo que daría yo por una camita…

Daría mi pobreza.

M. L. F.