Píldora

Mi décima colaboración en “El poder de las letras”.

Una lengua de hielo

recorriendo

tu espina

dorsal.

Una explosión de calor,

ardiendo,

en tu pecho.

Tu estómago

agarrotado.

Tu cabeza

no es cabeza,

es un nudo de oraciones.

Con esto quiero decir que no se debe confundir un ataque de ansiedad con un ataque de pasión (sea cual sea esta pasión).

M. L. F.

[K]

Cabreado:

cubre con sábanas los cuerpos en descomposición.

Concentra cada recuerdo en la cabeza de cada criatura.

Quema los cajones con las cartas de los escogidos.

Quiebra los huesos de los esqueletos capaces de caminar.

Cuida de no conceder caricaturas a los consejeros.

Canta bajo el cántaro de Creta.

Arranca de cuajo las camas conquistadas.

Cambia las quejas por quejidos.

Crece cara a cara con tu cuerpo.

Conecta tu mente al computador.

Quiere con locura perdiendo la cordura.

Critica cada cosa que quieres.

Cambia de cumbres, continuamente, querida.

M. L. F.