“Movimiento VIII” en la radio

José Francisco Díaz-Salado me regala de nuevo su maravillosa voz en La Voz Silenciosa Radio

Anuncios

The Bloscar Award!

El 13 de abril de este año (xa choveu) que no corre, vuela, nuestro apreciado colega ChronosFer me nombró en su lista de los bloggers que han trabajado duro para entretenimiento y diversión de esta nuestra comunidad.

Agradezco a todos el apoyo que me brindáis con vuestra lectura y comentarios.

El asunto va de responder unas preguntas y nombrar ocho blogs que, en este caso, considero que no tienen la visibilidad suficiente que se merecen.

1. ¿Cuándo abriste el blog?

Lo abrí en 2016, pero no fue hasta el 24 de enero de 2017 que me lancé a publicar mi primera entrada.

2. ¿Cómo empezaste a bloguear?

Era un opción. Me lo sugirieron varias personas y, al final, me decidí a publicar.

3. ¿Sobre qué es tu blog?

Poesía. Fotografía. Dibujo. Ilustración. Relato. Microrrelato. Reflexiones. Diálocos. Monólocos. Locuras varias.

Últimamente, lleno hasta los topes de colaboraciones que publico en otros blogs.

4. ¿Cuál es tu cita preferida?

A la edad de 13 años se me dio por leer la biografía de Albert Einstein. En ella, aparecía la siguiente cita: “La fuerza de la verdad no requiere de un derroche de sonoras palabras”. Se me quedó grabada.

5. ¿Cuál es su destino favorito de vacaciones?

Me gustaría poder viajar para saberlo.

6. ¿Eres del tipo de personas que prepara meticulosamente un viaje o simplemente sigue el flujo?

Conectando con la anterior respuesta y, sin ánimo de ofender, no me gusta entrar en ningún “tipo”.

7. ¿Cuál es tu color favorito y por qué?

El verde porque sí. El negro porque se me da fatal conjuntar la ropa. En realidad, todos.

8. ¿Tus hobbies?

A puñados.

9. ¿Tu música favorita?

Para qué elegir.

☆NOMINADOS:

Todos vosotros, aunque como ya dije, voy a mencionar a aquellos que desde mi punto de vista deberían tener mayor acogida:

El tintero

P. R. Cunha

MissPoessía

Coeur Faible

Gocho Versolari, Obra Poética

Kobo73

Vestio Alonieco

しまやん徒然旅日記

M. L. F.

Resultados de la votación 6

Resultados de la votación 6

Muchísimas gracias a todos, de corazón.

SALTO AL REVERSO

notebook-1939358_1920 «Red pencil, por Ulleo (CC0).

Aviso importante: Las votaciones están suspendidas todo mayo debido a que durante este mes estamos realizando una convocatoria interna para la antología con el tema «azul». Esa actividad comenzó el primero de mayo y su conclusión se notificará en otra entrada. Las obras publicadas hasta el 30 de abril en el blog fueron votadas en la votación 6. Las obras publicadas a partir del primero de mayo no serán votadas.


Resultados de la votación 6

Continuando con el proceso de selección de obras para la Antología II de Salto al reverso, cerramos la votación 6.

Para consultar las bases completas, hagan clic aquí: Votaciones para la antología.

Para consultar la lista de obras seleccionadas hasta ahora: Obras seleccionadas para antologías.

Gracias a todos por votar. Los resultados son los siguientes.

Ver la entrada original 29 palabras más

Grandes poetas y amigas – Eva Cobo y Marina López. Gracias a las dos. Aunque sean las 15.30

Hoy también le agradezco a Javi. Por esta dedicatoria tan bonita. Un compañero que os sacará las lágrimas, de risa y lloro.
Gracias.

LAS PALABRAS DE JAVIER

No me cansaré de agradecer a esta gran poetisa, Eva, creadora de

https://evacobogonzalez.wordpress.com

Y a Marina López, diseñadora de fantasías y gran poetisa en

https://enelhuecodelaescalera.wordpress.com

No sé si las descubrí o me vieron paseando por aquí, haciendo el tonto e intentando hacer reir.

Amables, inteligentes y encantadoras, ellas fueron las que me empujaron, ambas dos, cuando estaba en horas bajas, muy bajas. por ello, gracias a las dos por aquel empujón.

Os aconsejo que las visitéis.

Se les ve el alma en las letras

Javi

© Javier Sánchez 2018

Ver la entrada original

Colaboración en Extinta

No dejéis de leer y seguir a Fernando J. Palacios León. Sus letras son deliciosas.
Va por ti, compañero.
Gracias por todo.

El tintero

Es la primera vez que me dejan sin palabras. Lo cierto es que no sé cómo empezó todo, creo que fue a finales del otoño pasado. Navegando por el lector de WordPress me encontré con las historias de Esther Paredes; la portada de su libro me enamoró y, preso de su extraño influjo, me intercambié un par de correos para hacerme con él y, si el libro me convencía tanto como los relatos que ya había leído en su página, escribirle una reseña. Esther tuvo la generosidad de hacérmelo llegar en un sobre al que no le faltaba detalle; hoy sé, pasados los meses, que en aquel sobre venía también el comienzo de una valiosa amistad, un antes y un después.
Leí el libro en dos tardes y escribí la reseña de “Buenas noches, cuentos de miedo para dormir mejor” todavía bajo el hechizo de su lectura; la reacción de…

Ver la entrada original 263 palabras más

Te miro. Me miras, etc.

Dibujo: Nessa G.

Mírame a los ojos, por favor…

No sabes lo difícil que es tener una voz tan seductora…

Cada vez que abro la boca…, la persona que tengo delante (dá igual quién o cuántos sean) empieza a cambiar el gesto…

Los ojos se les achinan como si estuvieran preguntándose…, “¿este tío está ligando conmigo?” mientras asienten sin escuchar y se les queda la boca a medio camino…, (la abren como si fuesen a bostezar y, de repente, sacan el labio inferior para sentir que no se han perturbado; lo cual les hace parecer más perturbadosss…)

Corten, corten, ¡cor-ten!

A ver Mario espera ¡es-pe-ra!, no seas tan flemático, tío. ¡Es más a lo James Bond no a lo director Skinner!

Realidad empañada

—¡De verdad! ¡Yo no lo quería hacer! ¡Yo, yo, no no no no que-quería hacerlo! Yo no quería…

»Solo necesitaba que me dejaran en paz. ¡No paraban de decirme lo que tenía que hacer! ¡Estaba harto! ¡Harto!

»Y tuve que hacerlo… Os lo juro que no me quedó otra opción… No quería, no quería quitarlas de en medio. ¡Jamás les hubiera hecho daño como ellas me lo estaban haciendo a mí en vida!, pero tuve que matarlas una por una, una por una.

»Todas fueron mías. Vivían conmigo. No podía. No puedo. Lo siento. Lo siento mucho…

»Yo, yo estaba harto de sus consejos, de sus locuras, de sus idas y venidas. ¡Esas putas!

»La primera de ellas murió tan pronto…, que aún ahora me sorprendo, ¿sabe? Había sido tan mía…, tan querida…, que no sabía que podría deshacerme de ella tan fácilmente. Me hacía sentir que estaba vivo. Con ella a mi lado me sentía el rey del mundo. Era capaz de cualquier cosa, ¡cualquier cosa, joder! Todo era más brillante. Hablaba sin parar. Lloraba y reía sin ningún tipo de vergüenza. Salía a todas partes. Conocía a muchísimas personas. Dejaba que me enamorara de todo, de la vida, sin límites. El límite lo poníamos nosotros.

»Pero un día, ese maldito día…, me costó levantarme de la cama. Me empecé a encontrar mal. No tenía ganas de nada. La noche anterior, es verdad, me había peleado con un tipo por un resultado de un partido que ya no me acuerdo cuál fue.

»Sabía que se estaba alejando de mí. Lo notaba. Era como si me estuvieran arrebatando a un hijo de los brazos. Y apareció su amiga, su puta e inseparable amiga, ¡a joderme más la existencia! Mi amada debió pensar que ella me ayudaría. Y se fue y se convirtió en un recuerdo doloroso de lo que yo había sido. Y me quedé con su amiga.

»Empezó a meterse en mi cama por las noches y en mis pensamientos por el día. Hasta que nos quedamos en la cama una buena temporada. Apenas comía. Apenas me aseaba. No entendía cómo no podía sentir asco. Asco de mí mismo. Me deprimía cada vez más y más. Sus consejos eran de arena. Me tenía atado de pies y manos. No le importaba nada. Solo quería que fuera su esclavo. Y en eso me convertí. En una marioneta.

»La última, la mejor de todas ellas, a la que más quise, a la que adoré, era el término medio que tanto había buscado. Me convertí en una mejor versión de mí mismo. Tranquilo, sereno, las cosas bastante claras. Una persona normal.

»Os juro que lo intenté por todos los medios, no hacerle daño… Pero descubrí que me era infiel. Ese monstruo, que conocía de sobra, que nunca me dejó quererla como se merecía. La maté porque no quería que él la tuviera. Fue la más dolorosa…

—¿Cómo se deshizo de ellas?

—Nooo, no se lo diré hasta que me dé una maldita solución ¡ya!

—Está bien. ¿Qué pasa con él? ¿Por qué le cuesta tanto deshacerse de él si es el responsable de todo lo que le pasa?

—¡¿No se han dado cuenta aún?! ¡¿Cómo tengo que decírselo, maldito zopenco?!

»¡Yo no puedo luchar contra él! ¡Lo he intentado de mil jodidas maneras diferentes! ¡Con amor, con rabia, con desprecio, con desesperación hasta rozar la muerte!

—Pruebe entonces con esto —Deslizando sobre la mesa una caja pequeña de cartón.

—¿Qué es esto…?

—Por ahora, su último recurso para dejar de ser esclavo del miedo. Quetiapina.

—Yo, yo, yo es que no puedo más con estas cosas…

—Pruebe y ya me contará en la próxima sesión. Tranquilo, esto es como el dinero: no da la felicidad, pero ayuda.

M. L. F.

Origen: Realidad empañada…