In memóriam

Escáner_20171122
Rebuscando en el hueco de la escalera encontré este relato, que escribí con 14 años. Decidí enviarlo al “Ideal Gallego”. Cuál fue mi sorpresa cuando vi que lo habían seleccionado como mejor relato de la semana.

*La imagen la escogieron, acertadamente, los responsables de la sección del periódico*

*La corrección de la puntuación del texto corrió a cargo de Jorge López Fernández, mi hermano. A él va dedicado*

M. L. F.

Anuncios

La bienhablá

-Sí señor, tenía unas ganas de mear que te cagas.

-Muy bonito, como siempre. Que bien te expresas.

Esto me lo dice Q., siempre. El muy pesado, el inglesito de marras… Con su cuidada prosa cuando habla; que parece que estuviese escribiendo un libro, el pavo.

Ahora está el otro “levantao” y la perra al otro lado de la puerta. S. es lo contrario a Q. A veces se mofa de mí llamándome choni. Apenas puedes oírlo hablar. En realidad, tampoco me apetece muchas veces. Pobre. Es un santo. Pero cuando se pone a hablar es como si estuviese dando un puta clase de psiquiatría.

A ellos les gusta regodearse en sus erudit(h)eces.

No abre la puerta. Tá acojonau. El otro día, le solté una hostia dialéctica que flipas. Que yo te sé utilizar la palabra “dialéctica”, qué te pensabas.

Aaaahhh, malditos andobas. Si me hubiera apartado de ellos…, más me hubiera valido la pena.

Pero J. va y se tiene que ir. No hubiera acabado muy allá yo, de todas maneras. Creo que hubiese acabado siendo drogata.

No puede entrar. “Pequeñita…”-le dice a la perra mientras escribo-.

Mi niña llora. Sí, le llamo mi niña. Él le tiene mucho cariño.

Le voy a abrir la puerta a la gorda(también la llamo así). Se está paseando ansiosa delante de ella. La tía lo que quiere es colarse debajo del edredón; que le gusta más planchar la oreja bien calentita que a la menda.

Que vaya rollo a estas horas de la mañana, madre mía.

Los quiero mucho a los muy pesados. Son buenos tipos pero, que pesados, joder. Son a su manera…, pobres.

M. L. F.

Oculta

Clara presumía de ser una mujer fuerte, curtida en mil batallas. Desde fuera podía parecerlo, pero yo no podía dejar de pensar lo contrario. Todas y cada una de sus acciones, provocadas o no por ella, desembocaban, irremediablemente, en depresión. Soy su hermana, pero como si no lo fuera. Estamos alejadas por una serie de circunstancias. Me gustaría sentarme un día con ella y decirle con cariño que conmigo no tiene por que fingir.

*Reto5líneas del mes de noviembre de nuestra compañera Adella Brac .

M. L. F.

Hasta pronto

Te sigo desde el pueblo hasta el campo, Dios santo, no me lo creo. Te paran ante la puerta enrejada. Te sacan y te cargan a hombros. Tu cuerpo en posición perfectamente horizontal. Me pongo a un lado, cerca de ti, cerca del espacio que vas a llenar. Ladrillo, cemento, ladrillo, cemento, ladrillo… cemento… Una lágrima resbala por mi mejilla. Me siento muy sola. Fundido en negro.

M. L. F.

*Para “Reto 5 líneas”. Mes: octubre. Iniciativa de nuestra estimada Adella Brac

Algo inesperado

*Para “Reto 5 líneas” septiembre, de Adella Brac.

No es que me aburriese demasiado ir a la playa con mi primo “el cachas”. Bueno, la verdad es que sí. Todo el día exhibiéndose ante los ojos nerviosos de aquellas chicas… Sin embargo, uno de esos tediosos días, se le ocurrió, bendición, proponerme que hiciéramos un castillo, como los de los barcos. Ajeno yo a su astucia, tiempo después, me enteré de que había sido para llamar la atención de Marcos, marinero de vocación.

M. L. F.