Movimiento VI

Eran demasiados
¡NO!
ES…
Eran escasos
¡SÍ!
ES…
Más de 650 voltios
¡SÍ-
+NO!
SINO
Y camino descalza con los versos sangrándome en el pecho. Me acerco más y más al valle helado cubierta de hojarasca. Parezco un monstruo. Levanto las manos en son de paz. Una bala en la frente y un hachazo en la espalda. Mis rodillas y mis manos besan ya el suelo. Mis ojos llorando “porqués”.
Se sitúan delante de mi cuerpo
—carne de muerte—
y me responden:
«¿POR QUÉ?
¡PORQUE SÍ!»

Marina López Fernández

Origen:El instante varado-Desnarraciones…

M. L. F.

El reto de los 30 meses

Hoy comienzo un reto que le planteé hace un tiempo a Nessa G., del blog “Los Lunes Perros”, a raíz del Reto de los 30 días que le propuso hacer Paulaimantada.

Paula, se propuso el reto de los 30 días dedicado al ejercicio físico; Nessa, al dibujo; y yo, a las letras, pero con una pequeña variante. En lugar de 30 días, yo lo haré en 30 meses. El último lunes de cada mes adjuntaré un relato (o lo que surja) a cada uno de los dibujos del reto de Nessa (ella ya lo acabó).

Así que, ¡empecemos!

M. L. F.

Opacidad cristalina V

Mi última colaboración en “El Instante Varado” con la serie “Opacidad cristalina”

Todo esto me parece un puto teatro

¡!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!¡¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿??????????????????????????????????????

Se

mean

a

gota

dodododododo

formando mi inicial.

Para ya de mezclar. No te rindas. ¡Ala, vete a la mierda! No transijas con la

demo

nos

gracias.

Ratas por el suelo, ratas por el techo, ratas a raudales. Ríos de ratas.

Pasos de tenedor,

sobre tres dedos.

Sonidos metálicos,

tras los portales.

Eructos de gula,

con gambas.

Sucedáneos congelados como tu cara.

Boca de mierda.

Tengo que acabar con esto.

Ya no es cristalino,

cristal y no.

Tampoco opaco,

¡oh, Paco!

Para de hacer ruido,

¡joder!

Si quieres.

Todo son blasfemias.

¡¿A qué?!

¡¿A QUIÉN?!

No me queda más subconsciente. Las ratas se lo han comido

y han escrito con sus vómitos

la palabra

FIN

Marina López Fernández

M. L. F.

El grito

Mi colaboración en “El poder de las letras”-Página de escritores

Un día

-no recuerdo bien-,

maniatada me encontré.

No sabía ni por quiénes

ni porqué.

Solté una lanza en mi favor.

Quise avisarles del error que cometían, nada más.

Algo gritó desde lo más hondo de sí.

Gemían voces,

de dolor invisible.

Volaron cientos a cumplir,

deseos de maldad.

Crearon una paloma blanca de negrura llena en su interior,

símbolo de su humanidad.

Tan solo quedó lo que llaman esperanza, lo único que a mí me dá valor para persistir en el intento de salvarlos de esta cárcel.

Así,

pude elegir mi nombre.

Así…,

me llamé LIBERTAD.

M. L. F.

Opacidad cristalina III

Opacidad cristalina III

Mi cuarta participación en “El Instante Varado”.

Reanudemos
la marcha
en ascenso
bajada
dá.
Languideces en el rellano de los fornicadores
y catapultas
gusanos hechos larvas.
El ciclo comienza y no parece acabar. Sólo déjame enjugar esa gota de oro fino que resbala por el trapo
cuando ves que es lo único
que queda.

Resuelve fórmulas matemáticas: ceros
ceros
y ceros.
Gasta cuanta pluma veas de aquel árbol impreso en la pared.

Todo es falso.
No pongas tres dimensiones en el plano. Éste se las va a comer. Nacerá un punto que es la muerte de los tres ejes.
Déjate de equis, íes griegas y zetas. Rompe con el pasado
re
mi
fa
sol
(a)
con tu presencia, que dicta órdenes de abajo. El mundo del revés. Así es como debería ser.

Yo sólo quería consolarte, alejarte del ruido acogedor del silencio más sordo.
Un día, te lo prometo, subiré las escaleras y saldré por la puerta del portal;
me haré trenzas en los calcetines y me pintaré las puntas del pelo con esmalte color morado
re
mi
fa
sol
(a)
siempre que puedo. Sonreiré para mis adentros, maldiciendo en tu cara,
perra.

“H
o
sacra res
m
(o)
/
i
n
i.”.

Ángeles sólo a ciegas en un infierno contextual
sacan tiempo de alguna parte
y parecen vomitar mi
fa
(tal)
sol
(a)
na
infantil.

Tengo que hacer tantas cosas…,
Y no hago más que sentarme en el sofá
sol
(a)
por fin.

M. L. F.