Inmensidades finitas

XXII

Regresaría -no temáis-,

tranquila y sosegada.

Regresaría -no lloréis-,

con la cabeza bien alta.

M. L. F.

Anuncios

Cataratas de decepción

Colaboración en “El poder de las letras”.

Mis ojos ya no brillan con el fulgor del ayer.

Se han vuelto esquivos,

planos

tristes

vagos,

yo qué sé.

Hartos de tantas miradas sin vuelta;

de tantas miradas de mentiras llenas;

de tanto tanto que siempre les faltó.

Quemados de soñar tan lejos y no ver nada.

Rendidos, como vueltos hacia atrás.

Privados de la vida tras los cristales.

Rotos de promesas falsas de ir más allá.

Exhaustos casi

Casi muertos

Casi ahogados

sin llorar.

M. L. F.