¡Gracias por participar en «Azul»!

¡Gracias por participar en «Azul»!

Se admiten sugerencias
Gracias

BLOG SALTO AL REVERSO

AVISO IMPORTANTE: Se reanudan las votaciones

A partir de ahora se reinician las votaciones quincenales regulares en el blog. Todas las obras publicadas a partir de esta entrada y hasta el lunes 18 de junio serán consideradas en la votación 7.


Resultados de la convocatoria «azul»

¡Hola a todos!

Gracias por participar en nuestra convocatoria interna para autores del blog con el tema «azul».

El periodo de la convocatoria ha concluido. Recibimos 32 obras, de las cuales serán publicadas 22 en nuestra Antología II, que será lanzada a principios de 2019.

Se publicará solo una obra por cada autor. Esta es la lista completa:

#TítuloAutorCategorías
1Azul me envuelve@theyoungQuevedopoema,  Poesía
2Imagen:Vidas azulesahuandaArtes plásticas,  fotografía
3AzulAlberto Beceiropoema,  Poesía,  Sin categoría
4Esperando al azulBenjamín Recacha GarcíaRelato
5¡Impulso azul!Blacksmith DragonheartArtes plásticas,  dibujo
6Garra azul (poética)bosque…

Ver la entrada original 415 palabras más

Movimiento IV

Movimiento IV

Mi colaboración en “El Instante Varado”-“Desnarraciones”.

Mordisco animal rojo sangre
Alcohol en tus venas de impotencia llenas
Horas en la cama por no poder enfrentarte
Tortazo limpio por saltar en los sofás
Promiscuidad —carencias emocionales—
Gritar a tu hermana tus frustraciones
Querer clavar unas tijeras a tu madre en el corazón
El golpe en la cabeza tirando las gafas
Puño sobre el cristal: fragmentos de violencia contra tu hermano
Quedarse quieto y no respirar
Joder a los demás para esconder tu tristeza
Gemir la atención que necesitas.

Marina López Fernández

M. L. F.

A-Troz-os

A-Troz-os

Mi séptima colaboración en “El poder de las letras”.

La boca

haciéndose

pequeña.

Los ojos

alargándose

hasta las sienes,

son ahora como líneas

que dejan pasar

un átomo de luz,

quizá.

Cuesta respirar.

Las fosas nasales

apenas dos puntos.

Las orejas cortadas

el oído

muerto.

El cerebro en off.

No hay información.

Me pregunto:

¿será lo mejor?

Porque a veces…,

puedo jurarlo

a veces…,

me duele el corazón.

M. L. F.

Asfixia

Entré en el cuarto de baño.

Recuerdo que salía mucha agua del parqué.

No podía salir de allí.

Grité a mi madre que el baño se estaba inundando.

Me di cuenta de que no había encendido la luz. Ésta aumentaba a medida que la estancia crecía en longitud.

Al fondo del cuarto uno de mis hermanos estudiaba. Me hubiese gustado que fuera otro.

Lo siento.

Tuve miedo.

– ¡Mamá, cierra las llaves, cierra las llaves por favor, cada vez sale más agua!

Mientras, no podía parar de comerme una fresa que desgarraba lascivamente entre mis dientes sin apartar la vista de la mueca de mi hermano.

Tenía miedo.

Sólo quería hacerle sonreír, que se calmara, para que no me tratara igual que a ellas.

Al fin, apareció mi madre con un montón de toallas al hombro. Parecían tentáculos, tentáculos que me salvarían.

Y me quedé mirándola, con ellos sobre los hombros, sorprendida porque no había conseguido encontrar la llave de paso para parar el borbotón que hacía que me avergonzara.

Lo único que conseguí, paralizada como me encontraba, fue fijar su perfil dulce y dueño de sí mismo en mi retina, y pensar muy fuerte: “siempre te voy a querer muchísimo, mamá. No me dejes nunca, por favor”.

M. L. F.

Marina López Fernández
Marina López Fernández