Punto final

Mi colaboración en “El poder de las letras”, como cada domingo.

Dos

chicas en un bar

se besan.

Dos

chicas en un bar

se comen

con los ojos.

Dos

chicas en un bar,

ajenas al bullicio

causado por ellas:

《Hey

Mira

Ahí

Joder, qué asco

Me estoy poniendo tó palote

¿Qué pasa?

No veo nada raro

(Y un) Ojalá me atreviera yo también》,

amándose…

Nada más.

M. L. F.

Anuncios

Opacidad cristalina V

Mi última colaboración en “El Instante Varado” con la serie “Opacidad cristalina”

Todo esto me parece un puto teatro

¡!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!¡¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿??????????????????????????????????????

Se

mean

a

gota

dodododododo

formando mi inicial.

Para ya de mezclar. No te rindas. ¡Ala, vete a la mierda! No transijas con la

demo

nos

gracias.

Ratas por el suelo, ratas por el techo, ratas a raudales. Ríos de ratas.

Pasos de tenedor,

sobre tres dedos.

Sonidos metálicos,

tras los portales.

Eructos de gula,

con gambas.

Sucedáneos congelados como tu cara.

Boca de mierda.

Tengo que acabar con esto.

Ya no es cristalino,

cristal y no.

Tampoco opaco,

¡oh, Paco!

Para de hacer ruido,

¡joder!

Si quieres.

Todo son blasfemias.

¡¿A qué?!

¡¿A QUIÉN?!

No me queda más subconsciente. Las ratas se lo han comido

y han escrito con sus vómitos

la palabra

FIN

Marina López Fernández

M. L. F.

Mordiscos: He aprendido a sostenerte con mis ojos

Mordiscos: He aprendido a sostenerte con mis ojos

Que mis versos sirvan de inspiración a un grande de las letras como lo es Gocho Versolari, no tiene precio. Aquí os dejo sus divinas palabras.
Gracias, compañero

Gocho Versolari, Obra Poética

…Temo
que al no mirarnos,
desaparezcas…
Marina López Fernández – Grietas en la carretera

En todos estos años
he aprendido a sostenerte con mis ojos. Siento
que cuando dejo de observarte
vuelves a caer en todos tus abismos
y un cúmulo de hormigas me silba el esternón
hasta que mi vista te atrapa nuevamente
y siento que te rescato de las inmensidades,
que tus miradas de vértigo y terror
se llenan de paz en esta tarde
en que el sol pacífico golpea las celosías
y un lento oso de sal
sostiene el día.

GOCHO VERSOLARI

Ver la entrada original

Grietas en la carretera

Grietas en la carretera

Mi colaboración en “El poder de las letras”-“Página de escritores”.

Sólo

era una sombra.

Sólo,

su reflejo.

Su cabeza

era un arbusto

y su cuerpo…

Un haz de luz

reflejaba

Su contorno…

La mano

escondida

Tras la otra…

Señal de

Bienvenida

Mentira

Con tijeras

corta

Planos

líneas rectas

de adoquín

y asfalto

Ssshhh…

Quédate ahí

que tengo miedo.

Que yo…

Me quedo aquí.

Temo

que al no mirarnos,

desaparezcas…

Temo

que al no mirarnos…

¡Detrás de ti!

M. L. F.

Candela mía

Aquí os dejo el link que os llevará a Imagen encontró poemas, del blog “La Poesía No Muerde”, para que podáis ver dos grandes poemas que esta imagen encontró: uno de Anton Caes y el otro de Luces y Sombras, O. R.

El mío os lo dejo en esta entrada, después de la imagen.

Gracias, Hèléne Laurent.

IMG_7974

Imagen: Francisco Fernández Jiménez (El Ejido, Almería)

 

Sentí las llamas

creciendo en mí

con tal violencia

que pensé me destruirían.

Encerré el fuego que ardía

entre nosotros

-el miedo a la luz

me lo habían otorgado

noches oscuras

de whisky y serrín-.

Fue tu alma noble,

hecha de lumbre y jazmín,

la que acarició mi espalda

y me atrajo hacia sí.

Ahora,

descanso

en tus brasas,

purificándome.

Ahora…,

descanso

por fin.

M. L. F.

El grito

Mi colaboración en “El poder de las letras”-Página de escritores

Un día

-no recuerdo bien-,

maniatada me encontré.

No sabía ni por quiénes

ni porqué.

Solté una lanza en mi favor.

Quise avisarles del error que cometían, nada más.

Algo gritó desde lo más hondo de sí.

Gemían voces,

de dolor invisible.

Volaron cientos a cumplir,

deseos de maldad.

Crearon una paloma blanca de negrura llena en su interior,

símbolo de su humanidad.

Tan solo quedó lo que llaman esperanza, lo único que a mí me dá valor para persistir en el intento de salvarlos de esta cárcel.

Así,

pude elegir mi nombre.

Así…,

me llamé LIBERTAD.

M. L. F.