Él a Barcelona y ella a Zaragoza 

¿Sabes qué pasa? Que quiere dormir conmigo.

Entonces me meto vestida en la cama con él a las 21:30 y no duermo. Espero un poco a ver si se duerme, pero naaaada. 

Él me dice: “abuelita, no te vayas a ir”. Nooo, voy a ponerme el pijama. Vengo ahora.

¡Pues no se duerme! ¡Me tengo que meter otra vez!

¿Tú sabes qué dolor de riñones, todo por aquí? Que se mueve, que se destapa, que se tapa, que patada por aquí y por allá…

Si hago un movimiento como para irme, ¡no puedo hacerlo! Y él venga a decir: ” abuelita no te vayas.”

Yo le digo que me duelen los riñones y me dice: “no me extraña, es que no haces nada de ejercicio, abuela”. ¡¿Ah, no?! Mira, yo hice ejercicio durante toda mi vida. Ahora voy a llevarte todos los días al colegio y vuelvo a recogerte; te vuelvo a llevar a las actividades y otra vez a recogerte; hago la compra, la comida,…

Y él: “mira abuelita, desde que nací hasta ahora hice yo más ejercicio que tú en toda tu vida”. 

Así me lo chimpó el coso ese, ¿te lo puedes creer?

Aaaayyyy…, me quedan dos días hasta que vengan sus padres… Es que no puedo, chica.

M. L. F.

Anuncios

42 comentarios en “Él a Barcelona y ella a Zaragoza 

  1. ¡Jajaja! Maravillosa historia… Mi hija también tiene el caso de “acuéstate conmigo” pero es cierto: Llega su abuela y me da un respiro total. Entonces pobre abuela, sube y baja a voluntad de una pequeñita.
    ¡Ánimo! Son pequeños sólo una vez.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s