ESTÁ PROHIBIDO

DestacadoESTÁ PROHIBIDO

-Me da igual. Lo voy a hacer.

-Te van a llamar la atención…

-¿Eso es todo? Mira cómo tiemblo.

-¡Joder!, pues yo me voy. Paso de que me digan nada y acaben echándonos por un capricho tuyo.

-¡Buah!, eres como ellos al fin y al cabo…, un cobarde. Lo llevamos haciendo toda la vida y, ahora, porque estén cuatro pelagatos en el poder que digan que no se puede hacer… ¡Joder!, ¿es que también me van a quitar mis vicios?

-Ya, pero es que si tu vicio no perjudicara a los demás…

-Mira, estoy harta. Vete o quédate, pero yo paso de cortarme.

-Me voy a la barra. Quiero ver lo colorada que te pones cuando te digan algo.

-Piérdete, gilipollas.

Empecé a saborear lentamente el placer que me daba poder disfrutar de mi vicio en un bar con un cafecito humeante. Pero, al poco de entrar en materia, se me acercó el camarero y, en voz baja, casi con-lo admito- más vergüenza que yo, dijo:

-Disculpe, está prohibido escribir aquí.

 M. L. F.

Anuncios

Simple y llanamente

La abuela del pequeño gran Tomasín le preguntó como quien pregunta al aire mientras removía el caldo que con tanta paciencia preparaba:

-¿Y qué quieres ser de mayor, Tomasín?

-Yo, jubilado.

La olla donde se preparaba el susodicho manjar cayó al suelo. Tooodo echado a perder. Tomasín y la abuela se miraron sobrecogidos y, de repente, estallaron en maravillosas carcajadas.

M. L. F.

Cataratas de decepción

Colaboración en “El poder de las letras”.

Mis ojos ya no brillan con el fulgor del ayer.

Se han vuelto esquivos,

planos

tristes

vagos,

yo qué sé.

Hartos de tantas miradas sin vuelta;

de tantas miradas de mentiras llenas;

de tanto tanto que siempre les faltó.

Quemados de soñar tan lejos y no ver nada.

Rendidos, como vueltos hacia atrás.

Privados de la vida tras los cristales.

Rotos de promesas falsas de ir más allá.

Exhaustos casi

Casi muertos

Casi ahogados

sin llorar.

M. L. F.

Opacidad cristalina I en “El Instante Varado”

Tanto esta participación como la anterior en “El Instante Varado”, ya habían sido publicadas con anterioridad aquí. La siguiente entrega ya será en exclusiva para ellos. Una vez lo publiquen en sus redes meteré la entrada correspondiente en el hueco de la escalera.

Así que…, ¡repetimos y seguimos con la serie!

Opacidad cristalina I con fotografía mía.

M. L. F.