ESTÁ PROHIBIDO

DestacadoESTÁ PROHIBIDO

-Me da igual. Lo voy a hacer.

-Te van a llamar la atención…

-¿Eso es todo? Mira cómo tiemblo.

-¡Joder!, pues yo me voy. Paso de que me digan nada y acaben echándonos por un capricho tuyo.

-¡Buah!, eres como ellos al fin y al cabo…, un cobarde. Lo llevamos haciendo toda la vida y, ahora, porque estén cuatro pelagatos en el poder que digan que no se puede hacer… ¡Joder!, ¿es que también me van a quitar mis vicios?

-Ya, pero es que si tu vicio no perjudicara a los demás…

-Mira, estoy harta. Vete o quédate, pero yo paso de cortarme.

-Me voy a la barra. Quiero ver lo colorada que te pones cuando te digan algo.

-Piérdete, gilipollas.

Empecé a saborear lentamente el placer que me daba poder disfrutar de mi vicio en un bar con un cafecito humeante. Pero, al poco de entrar en materia, se me acercó el camarero y, en voz baja, casi con-lo admito- más vergüenza que yo, dijo:

-Disculpe, está prohibido escribir aquí.

 M. L. F.

Anuncios

Hasta pronto

Te sigo desde el pueblo hasta el campo, Dios santo, no me lo creo. Te paran ante la puerta enrejada. Te sacan y te cargan a hombros. Tu cuerpo en posición perfectamente horizontal. Me pongo a un lado, cerca de ti, cerca del espacio que vas a llenar. Ladrillo, cemento, ladrillo, cemento, ladrillo… cemento… Una lágrima resbala por mi mejilla. Me siento muy sola. Fundido en negro.

M. L. F.

*Para “Reto 5 líneas”. Mes: octubre. Iniciativa de nuestra estimada Adella Brac

Uno a Ocho

No creo en banderas

Creo en los colores del cielo al atardecer y en el mar que me ancla la esperanza al alma

Creo en las luces de la ciudad apagada

Creo en las quimeras colgadas de las ventanas

En la música inesperada…

En la Luna pendiente del vuelo de las aves

En la oscuridad del afuera de mi luz por dentro

Pero, sobre todo, creo en nosotros

M. L. F.